Solucionando problemas

¿Qué empresa de hoy en día puede funcionar sin un equipo informático? Es que, si nos paramos a pensar, negocios tan poco “digitales” como podría ser una panadería de barrio, actualmente cuentan con, mínimo, un ordenador que les permita realizar la facturación y tener un pequeño control del stock. Esto supone muchas ventajas, tanto a nivel de tiempo como de ahorro, pues podemos trabajar con softwares que nos permiten hacer ciertas actividades que antes solo haríamos con tiempo, y calculadora o pagando a una asesoría. El problema es que a veces hay que tener a mano a ciertos profesionales con el fin de subsanar ciertos problemillas ofimáticos e informáticos.

La carnicería de la esquina, la tienda de ropa de la paralela e incluso el bar de tapas de la plaza cuentan ya con TPV´s u ordenadores con softwares instalados que les ayudan a realizar ciertas tareas diarias y mensuales, sin embargo, no todos estos comercios hacen el suficiente uso de según qué componentes y, al final, comprarlos resulta demasiado caro. Pensemos por  ejemplo en una tienda de comestibles que sólo imprime la facturación en papel una vez al mes y ha de adquirir una impresora profesional para ello. Ese gasto, que aunque no es descomunal sí puede llegar a ser importante, supone un bajón notable en los beneficios de ese mes e incluso alguna pérdida. Sin embargo, hay otra opción… el alquiler.

Servicios con lo que debemos contar

Empresas como M7 alquilan impresoras desde 8 euros al mes con unos servicios realmente ventajosos para este tipo de negocios pues, en ese precio, se incluye servicios in situ, sustitución en caso de avería y ampliación de los equipos que se requieran. Esos significa que sólo pagas por lo que imprimes y que si un día se estropea vendrá inmediatamente un técnico a ponerte una nueva en pleno funcionamiento, y esos 8 euros al mes son totalmente asumibles.

Ahora bien, que tengamos esa área cubierta no significa que nuestro equipo esté a salvo por completo ya que puede ser el portátil, ordenador de sobremesa  e incluso el software del mismo el que sufra una avería que nos deje colgados. Por ello, y porque no somos profesionales de la informática, lo mejor es contar con un servicio de mantenimiento eficaz y profesional como el de Fontventa, una empresa madrileña que ofrece el desplazamiento de un técnico in situ en un plazo máximo de 24 horas, soporte telefónico inmediato, soporte remoto, sin límites de número de avisos ni cuotas de desplazamiento, sin contrato de permanencia y, sobre todo, a un precio muy competitivo.

Teniendo un servicio de mantenimiento informático de estas características sabes que, pase lo que pase, estarás cubierto y, por ende, el trabajo de tu negocio saldrá todos los meses sin falta ni retraso.

La tecnología nos ayuda, diariamente, sin que apenas nos demos cuenta. Está ahí para nosotros en nuestra rutina diaria y cuando nos falta se nos hace todo cuesta arriba porque no estamos acostumbrados a vivir sin ella y tener que trabajar como antaño, de manera analógica, es por eso por lo que servicios como los mencionados pueden allanarnos mucho el camino y facilitarnos la solución de problemas que, de hecho, pueden llegar a ser muy cotidianos.