La industria del acero y la tecnología, inseparables

La industria del acero y la tecnología, inseparables

La industria se tiene que modernizar para conseguir ser más segura, más eficiente y más rentable. Es una obligación de la sociedad actual. Y para cumplir con esa obligación es imprescindible que todas y cada una de las empresas empiece a apostar por las nuevas tecnologías, algo que parece que está costando en algunos puntos de la geografía española pero también de la europea. La verdad es que hay una gran cantidad de cosas que se pueden cambiar y la tecnología es un medio de lo más útil para tratar de hacerlo.

Dentro de la industria, existen empresas y sectores que tienen más necesidades que otros para adquirir una tecnología que les es vital no solo para aumentar su producción, sino para mejorar en lo que tiene que ver con la seguridad de todos y cada uno de los empleados, algo de lo cual no nos podemos olvidar a la hora de hablar de industria y de tecnología. Uno de esos sectores que más apoyo necesita es la industria del acero, que ha experimentado a lo largo de su historia numerosos siniestros que además han sido de lo más sonados.

El sector público ha venido desarrollando durante buena parte de los últimos años una legislación destinada a acabar con todos esos problemas de seguridad que normalmente han ido asociados a esta industria pero que no son exclusivos de ella. La ley ha endurecido las penas y las multas a todas aquellas entidades que no cumplan con las condiciones establecidas en la misma y las inspecciones son el pan de cada día en un sector como este. Eso ha tenido un efecto de lo más positivo en lo que a la reducción de siniestros se refiere en los últimos años.

Una de las mejores pruebas de que la ley ha tenido un efecto positivo es la gran cantidad de empresas que han adquirido una o varias cámaras termográficas para sus instalaciones. Este elemento ha tenido un gran impacto en lo que se refiere a la seguridad en este tipo de entornos y continuamente ofrece mejoras y actualizaciones para que la seguridad sea cada vez más grande y esté más garantizada. No cabe duda de que los trabajadores del sector y sus familias han conseguido ganar en tranquilidad con esto.

La tecnología siempre será una aliada de la industria y, en el caso relativo a la industria del acero, todavía más. La tecnología en este punto es necesaria. Buena prueba de ello es la cantidad de empresas que tienen que ver con el sector que se han puesto en contacto en los últimos años con Ibertronix a fin de obtener una de las cámaras termográficas que permiten controlar qué es lo que sucede en el interior de los hornos para poder controlar situaciones y prevenir riesgos. Y lo cierto es que eso no tiene precio.

La industria, una de cal y otra de arena

El sector industrial español y europeo ofrece buenas y malas noticias al mismo tiempo. Empezaremos por las buenas: buena parte de la industria siderúrgica está apostando por las nuevas tecnologías no solo para mejorar en seguridad (que también) sino a su vez para conseguir ser más verde, según apunta un artículo publicado en el diario El País. Esta es una noticia excelente y que ojalá que en los próximos meses y años se convierta en algo habitual en nuestras empresas.

Pero, por otro lado, hay que decir que la crisis económica que nos ha venido afectando en los últimos años ha tenido un efecto perverso en empresas que no han contado con ayuda pública para adaptarse a los nuevos tiempos y necesidades de la industria actual. Valga como prueba este artículo del portal web Euroxpress, que pone de manifiesto que en Francia la industria sufrió un verdadero revés con el cierre de una empresa del tamaño y de la importancia de ArcelorMittal. Un revés que el país galo todavía sigue notando a día de hoy.

La industria del hierro y el acero seguirá siendo necesaria en el futuro, de eso no le cabe la menor duda a nadie. Pero lo que también es cierto es que deberá hacerlo ligada a la tecnología y a los avances que se puedan desarrollar en torno a ese campo. De lo contrario no se producirá avance ninguno. El sector y todos aquellos y aquellas que lo componen son los primeros que necesitan que los avances tecnológicos sirvan para que la tasa de incidentes continúe siendo tan baja como lo viene siendo últimamente. De esa manera podremos perderle el miedo a una actividad como esta.

Deja un comentario