Las páginas web son el futuro del comercio, aunque ya forman parte del presente

Las páginas web son el futuro del comercio, aunque ya forman parte del presente

Internet ha llegado a nuestras vidas para quedarse y es que en los últimos años hemos vivido una revolución en este sentido prácticamente única en la que gran parte de los procesos productivos de todo el mundo se han pasado a la red. En este sentido, internet está cobrando con el paso de los años una gran importancia en nuestras vidas, ya que ha pasado de ser un mero acompañante a ser una parte fundamental para el desarrollo y el proceso de negocio de muchas compañías de todo el planeta. Así, lejos queda ya aquella etapa en la que se mandaban únicamente correos electrónicos y es que en la actualidad ya son muchas las empresas que guardan todos sus servicios, su contabilidad y su gestión en la nube, con lo que dependen de forma directa de internet para poder operar. Así, las compañías telefónicas se tienen que afanar en readaptar sus redes de comunicación para las nuevas demandas actuales de servicios y es que el avance tecnológico no para y en pocos años ya tendremos a los coches conectados incluso a las carreteras o señales para poder circular por ellos mismos sin necesidad de conductor, aunque esto solo es viable si existe realmente una red segura capaz de soportarlo.

Por todos estos motivos que os hemos comentado y por muchos otros que se nos han quedado en el tintero es por lo que hablamos de internet como el futuro, pero nosotros no entenderíamos internet sin las páginas web, las cuales también son el futuro del comercio, aunque ya forman parte del presente. Y es que cada vez más negocios optan por replicar sus tiendas físicas en la red y con ello buscar un nuevo tipo de cliente potencial que va en aumento. Pero no solo eso, sino que vendiendo a través de la red podemos llegar a usuarios de cualquier parte del mundo, por lo que nuestros pedidos no solo vendrán de nuestros vecinos, como ocurre con las tiendas físicas, sino que nos pueden llegar de la otra punta del mundo, con lo que estaremos abriendo la puerta, como os decimos, a unos potenciales clientes totalmente diferentes a los que estábamos acostumbrados, siendo estos más tecnológicos y provenientes de cualquier parte del globo.

De hecho, durante el confinamiento hemos vivido o estamos viviendo la explosión del comercio electrónico y es que todas aquellas compañías que no operaban a través de la red han apostado por reinventarse rápidamente para no perder su parte del reparto de la tarta de beneficios. Esto se debe a que durante los meses más duros de la pandemia que estamos viviendo, muchos fueron los comercios que tuvieron que bajar la persiana, por lo que sus beneficios y ventas se fueron de la noche para la mañana hasta los cero euros, algo que realmente es insostenible para cualquier empresa. Es por ello por lo que solo las compañías que contaban o cuentan con tienda online pudieron seguir vendiendo durante ese tiempo y, al menos en la medida de lo posible, pudieron contener las pérdidas por todo el dinero que dejaron de ganar y, con ello, pudieron seguir vendiendo, aunque menos en muchos casos, pero una cantidad que les permitía subsistir.

En estos meses de los que os hablamos, en marzo, abril y mayo fue cuando realmente peor lo pasaron los comercios, dado que solo los de alimentación y las tiendas online seguían abiertas. Durante este tiempo, las tiendas de deporte que contaban con venta a través de la red se pusieron las botas, así como las de alimentación por el miedo a salir de casa de los ciudadanos y, en menor medida, las webs de las empresas textiles como Inditex o H&M también capearon el temporal. Del mismo modo, otras tiendas online como las de electrónica, las de disfraces como La casa de los disfraces, o las plataformas de televisión también vieron como sus tiendas en línea generaban ingresos, mientras que las compañías que no cuentan con distribución y venta a través de la red se vieron obligadas a cerrar y dejar de ingresar.

Las redes sociales, las mejores compañeras de viaje

Además de las tiendas en línea y de los sitios web, la realidad es que en la actualidad las redes sociales son las mejores compañeras de viaje para muchas empresas y es que gracias a ellas las compañías están dando a conocer sus productos, lo cual sirve para poder generar más ventas entre los clientes más jóvenes. Es por ello por lo que todas las compañías deben cuidar su presencia en la red para poder aprovecharse al máximo de todos los potenciales clientes que puedan tener.

Deja una respuesta