La web como símbolo de modernidad en la empresa

La web como símbolo de modernidad en la empresa

Es difícil convivir en un entorno en el que somos nuevos y en el que nos tenemos que adaptar a una nueva serie de necesidades y a una nueva manera de operar. Desde luego, este tipo de momentos son complicados y de la rapidez que tengamos en la adaptación a esta nueva oleada de progresos depende el éxito del que podamos hacer gala. Esta es la situación en la que se encuentran, a día de hoy, un buen manojo de empresas de nuestro país.

El entorno en el que nos movemos ahora es todo un reto para las empresas. Hoy, todo va más rápido y es más cambiante que en el pasado. Y eso genera una serie de dificultades a las que nos tenemos que enfrentar y de las cuales tenemos que salir ilesos para tratar de mantener el poder que tiene nuestra empresa dentro de un mercado que es cada vez más competitivo y en el que cada día cuesta más hacerse un hueco, por pequeño que sea. Y es que las demandas y exigencias del nuevo entorno digital y web suponen un esfuerzo extra para todas las entidades.

Operar de una manera digital y utilizando las nuevas tecnologías es algo que resulta de una tremenda importancia para las empresas en varios términos, entre los que destacan la capacidad de realizar el trabajo de una manera mucho más rápida, la capacidad de llegar a los ciudadanos y ciudadanas de una manera mucho más directa y, en general, implementar los medios a través de los cuales tengamos la capacidad de hacer de nuestro entorno laboral algo más moderno y efectivo.

En España, somos conscientes de que quedan muchas cosas por mejorar en lo que venimos comentando. De hecho, según una noticia que fue publicada en la página web de la agencia de noticias Europa Press, 1 de cada 4 empresas de este país todavía no dispone de una página web que le ayude a potenciar todas esas ventajas que se desprenden del uso de una página web, que oscilan entre una mejora de la visibilidad de la empresa entre las personas y la posibilidad de que tengamos un mayor poder a la hora de negociar con un proveedor y dar visibilidad a los productos que nos vende.

Pero la situación es todavía más preocupante cuando se habla de las empresas que son de un tamaño pequeño o mediano, las llamadas pymes. En concreto, según una noticia publicada en la sección Cinco Días, de El País, la mitad de las microempresas españolas no tienen página web, lo que es, cuanto menos, curioso teniendo en cuenta que son las que más necesitan un elemento como este y las que más rendimiento le pueden sacar. Es importante que desde diferentes instancias se potencie el acceso de estas empresas a un entorno digital sin el cual no se puede vivir.

La distribución y el diseño de esa pagina es fundamental

Está claro que el hecho de que una empresa tenga página web no quiere decir que ya de por sí esa empresa vaya a ver mejorados sus resultados porque sí. Hace falta trabajarla y sacarle todo ese partido que nos puede proporcionar. En este orden de cosas es donde entra el diseño web, un asunto por el que cada día son más las empresas que se preocupan según nos han comentado recientemente desde una entidad como El Arte de la Web, dedicada precisamente al diseño web corporativo en Madrid.

España también tiene la necesidad de cambiar de mentalidad en este aspecto. Nuestro país presenta una gran relación de empresas que, a pesar de tener una página web, no sacan beneficio de ella a causa del abandono que sufren esas páginas web y de la escasa inversión en diseño que se les dedica. En este cambio de mentalidad está la clave para lograr todos esos propósitos que tenemos en mente y que van a determinar, de una manera directa o no, el futuro de la entidad y de todas las personas que la componen.

El futuro pasa por adaptarse a un entorno digital cuya importancia no solo se mantiene en los tiempos que corren, sino que además se ha visto mejorada de un tiempo a esta parte. En España tenemos a grandes especialistas en esta materia y es importante que seamos capaces de beneficiarnos de todo lo que nos pueden ayudar. De lo contrario, podemos prepararnos para asumir una buena cantidad de problemas en el futuro. Problemas propios de la obsolescencia de una empresa y que son bastante complicado de resolver.

Deja un comentario