Tecnología ecológica y eficiente contra el frío

Tecnología ecológica y eficiente contra el frío

Septiembre es ese mes en el que aún hace calor pero ya no apetece ir tanto a la playa ni a la piscina porque las temperaturas empiezan a bajar ligeramente. Obviamente todo depende de la comunidad en la que residas pero la norma general dice que el otoño está a la vuelta de la esquina y eso  hace que muchos de nosotros pensemos en la calefacción que, al igual que el aire acondicionado, suele dejar agujeros notables en nuestros ahorros por culpa del gasto energético que conlleva.

La tecnología, supuestamente, está para ayudarnos en todos esos aspectos, para allanar el camino y mejorar nuestra calidad de vida, calidad laboral, etc. y este tema no iba  a ser diferente. Por eso, cada año aparecen nuevos productos de las principales marcas, y nuevos sistemas de climatización, que ayudan tanto a bajar el importe de la factura como a reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera y, aunque aún estamos muy lejos de conseguir la contaminación cero, poco a poco vamos dando algunos pasos importantes.

Productos destacados 2017

Este año, como no podía ser de otra forma, también se hacen hueco en las revistas de tecnología, energía y ahorro familiar, los mejores productos de calefacción para el hogar y aunque, lógicamente, la calefacción por aerotermia es una de las mejores instalaciones en este sentido, no es la única. De hecho, este año, destaca enormemente el suelo radiante, un producto que nos mantiene calentitos en casa en invierno y fresquitos en verano. Uno de los mejores ejemplos lo podemos encontrar en este suelo radiante refrescante de la marca Daikin. Instalar este sistema de calefacción no es sencillo pues requiere obra, pero todos los usuarios con los que hemos contactado y que ya disfrutan de este producto están de acuerdo en que merece la pena.

El suelo radiante refrescante es un  entramado sistema de climatización por aerotermia que se instala dentro de los suelos de una vivienda, o debajo de los mismos, con el fin de que calienten o refresquen las estancias del hogar. Así, en invierno, podremos andar descalzos y sentir el calor del suelo, y en verano refrescarnos como si tuviéramos aire acondicionado, o incluso algo mejor.

Ahora bien, como producto ecológico en el sector de la calefacción hemos de destacar, por encima del resto, las calefacciones que funcionan con biomasa o pellets. Hablamos de una energía moderna y respetuosa con el medio ambiente que no emite apenas CO2 a la atmósfera y  que resulta realmente económica pues, el gasto medio de la tonelada a granel ronda los 150 euros, (así marca el precio en Pellets del Sur) y con esa cantidad de producto una familia puede pasar  todo el invierno y tener de sobra material para el siguiente año.

Los pellets son pequeños tubos de biomasa densificada que provienen de astillas de madera y serrín o virutas, incluso a veces de cáscaras de almendras. No llevan ningún producto químico, por lo que es una de las mejores alternativas ecológicas, económicas y eficaces. Mientras que un litro de gasóleo, por ejemplo, sale a un euro o más, dos kilos de pellets, que dan la misma energía que el litro de gasóleo, cuesta 52 céntimos, por lo que hablamos de la mitad prácticamente.

Además, los  que sean seguidores del diseño y del buen gusto están de suerte puesto que las estufas de pellets están muy de moda, tanto en sus diseños vintage como modernos. La gama Bosch Climate es, actualmente, una de las más completas y sus precios pueden ir desde los 300 euros hasta los 5.000.

Deja un comentario