Reconocimiento facial, lo último en control horario

Reconocimiento facial, lo último en control horario

Las nuevas tecnologías no dejan de sorprendernos, y desde el nacimiento de la inteligencia artificial, que puede decirse que comienza a partir del artículo de Alan Turing, Computing Machinery and Intelligence en el año 1950, se han logrado verdaderos avances en esta disciplina. El matemático propone en la primera frase: Propongo considerar la siguiente cuestión: ¿pueden pensar las máquinas? Para seguidamente confeccionar un test, conocido como el test de Turing, una serie de preguntas que sirven para determinar, en base a las respuestas, si se trata de la respuesta de un humano o si son producto de una máquina. A día de hoy ninguna ha superado la prueba.

La cuestión se sigue planteando a día de hoy desde el cine y la literatura, pero también desde los centros de investigación científica, y todo parece apuntar a que, si bien por ahora no se ha conseguido una máquina capaz de pensar, de sentir, de actuar libremente, en el futuro, las máquinas formarán parte, de una forma u otra de la vida del ser humano.

Películas como Blade Runner, una adaptación de la novela de ciencia ficción y subgénero ciberpunk, Sueñan Los Androides Con Ovejas Eléctricas, Terminator, Inteligencia Artificial, Ex Machina, u obras literarias como las de Isaac Asimov, muestra un futuro poco prometedor en lo que se refiere a nuestra relación con los robots. Y esto hace plantearse una cuestión: ¿es realmente deseable un mundo habitado por máquinas inteligentes?

Sea como fuere, la inteligencia artificial ha conseguido cosas que antes solo podríamos soñar. Lo más novedoso, el sistema de reconocimiento facial, un invento formidable, como de película, un hito que marca un antes y un después en el ámbito laboral, ya que gracias a este sistema, todos los movimientos de los trabajadores y trabajadoras, sus entradas y salidas, quedan registradas, y de esta forma, se tendrá un control sobre las horas que realmente dedican a trabajar, haciendo más difícil a la empresa el abuso laboral al que, algunas, someten a sus empleados, haciendo que trabajen más horas de las que realmente cobran o cotizan.

Su aplicación al ámbito laboral

El pasado 17 de octubre el congreso abrió el camino para obligar a las empresas a disponer de un sistema de control horario. Por el momento, han aprobado tener en consideración la Proposición de Ley de Reforma del Estatuto de los Trabajadores para hacer que este sistema sea de uso obligado por ley, de manera que todas las entradas y salidas de los empleados y empleadas, sistema que será puesta a disposición de la inspección de trabajo y la seguridad social.

Así, los derechos de los trabajadores no se verán comprometidos, ya que es una realidad, que en multitud de ocasiones, hacen más horas de las que figuran en el contrato, horas que ni se pagan, ni se cotizan, lo que repercute tanto en el salario como posteriormente a la hora de cobrar una prestación por desempleo. Además, minimiza el riesgo administrativo, favoreciendo a su vez, a las empresas que respetan los derechos de los trabajadores.

El sistema de control facial, se presenta como la mejor solución para llevar un control horario real de las entradas y salidas de los empleados. Todo quedará registrado automáticamente, sin papeleos ni pérdidas de tiempo. Aprovecha ahora para adquirir uno de estos sistemas ya que, en cuanto la ley apruebe la implantación del sistema de control horario, el precio empezará a subir como la espuma. El grupo CAYP te ofrece terminales con diversas tecnologías, huella, tarjeta o reconocimiento facial. Esta es una empresa creada en Andalucía y con capacidad para operar en todo el territorio nacional, formada por un grupo joven de profesionales  expertos en sistemas de control, con más de una década de experiencia en instalación de hardware y software de control de presencia y accesos, CCTV y sistemas anti-hurto. Abiertos siempre a nuevos retos y proyectos, localizan productos de calidad y precio ajustado a fin de poder dar respuesta a las necesidades de cada uno de sus clientes.

Sin ninguna duda, el sistema facial es el más cómodo, sencillo, seguro y eficaz, con el que una empresa pueda contar para controlar los movimientos de sus empleados, y todo el conjunto de la organización se verá beneficiado.

Deja un comentario